GLOSARIO DE UNA HIPOTECA

 In Hipotecas

Glosario de una hipoteca: nociones básicas que debes saber

En el proceso y contratación de las hipotecas hay una serie de conceptos básicos que se asocian y debemos conocer. En nuestro glosario los detallamos.

Por encima, todos saben lo qué es y el objetivo de una hipoteca. Aunque de todas formas, hay palabras técnicas que los bancos usan para mencionar las condiciones de estos prestamos de las que de muchas se desconoce el significado. En nuestro glosario de una hipotecaria se definen muchos de los conceptos utilizados para definir las características de los préstamos hipotecarios:

Amortización anticipada: acción que permite avanzar todo o una parte del capital pendiente del préstamo. Al hacer ese pago, la entidad permite disminuir el plazo y conservar la cuota o de conservar el plazo y disminuir la cuota.

Cancelación registral: eliminación en el Registro de la Propiedad de la inscripción de la carga que figura sobre una finca. Un préstamo hipotecario puede estar totalmente pagado, pero figurar todavía en el registro. Para que desaparezca se ha de firmar una escritura de cancelación e inscribirla en el registro para que anule la carga a la que hace referencia.

Capital: es la cuantía de dinero que proporcionara la entidad bancaria. Lo máximo que se suele conceder es entre el 70% y el 80 % del valor de compra de la vivienda, pero en nuestro caso, somos especialistas en conseguir el 100% del valor del compraventa.

CIRBE: Central de Información de Riesgos del Banco de España, en la que constan los préstamos, créditos, avales y riesgos que las entidades tienen con sus clientes.

Cláusula suelo y cláusula cero: la cláusula suelo o suelo hipotecario acotan el interés mínimo que se le puede aplicar a una hipoteca variable. Por otro lado, la cláusula cero establece ese límite en el 0 %. Las cláusulas suelo se han incluido en los contratos con falta de transparencia, por lo que se consideran condiciones abusivas y, por lo tanto, nulas.

Comisiones: son adeudos que cada entidad hace pagar por ciertas operaciones. Las más generales son las de apertura, por formalizar la hipoteca, amortización anticipada, por adelantar capital.

Condonación: situación que se produce cuando el acreedor de una deuda renuncia a la prestación debida por el deudor y que supone la extinción de dicha deuda.

Ejecución hipotecaria: procedimiento que se emprende tras el impago repetido de las cuotas y que termina con el bloqueo de la vivienda y su venta en subasta pública. Si esa venta de la vivienda no salda la deuda contraída, el titular deberá hacerse cargo con el resto de sus bienes, ingresos, cuentas, etc., pudiendo ser embargado hasta eliminar la deuda.

FIPRE y FIPER: Ficha de Información Precontractual de la hipoteca y la Ficha de Información Personalizada, respectivamente. La primera solamente incluye los detalles generales de la hipoteca, mientras que la segunda comprende las condiciones finales que la entidad financiera está dispuesta a ofrecer según el perfil del interesado.

Garantía: es lo que asegura que se retornara el préstamo, es decir, lo que se quedará el banco si no se amortiza el monto del préstamo. En los préstamos hipotecarios, en garantía actúa la vivienda financiada como el patrimonio presente y futuro de los titulares. En circunstancias, los bancos pueden pedir también que una tercera persona avale el pago de la hipoteca de forma nominal o bien con su patrimonio (aval).

Gastos de hipoteca: es el coste que tiene hacer una compraventa con hipoteca, tanto escriturar la vivienda como registrar la hipoteca y están formados por los tasas notariales y registrales, el impuesto de transmisiones patrimoniales, las tarifas de la gestoría, el impuesto sobre actos jurídicos documentados y el precio de la tasación. 

Hipotecante no deudor: no se obliga a pagar en caso de no hacerlo el deudor y su responsabilidad no se extiende a todo su patrimonio, se limita al bien dado en garantía.

Interés: es el precio que cobra cada entidad financiera por dejar su dinero en un préstamo. En las hipotecas, este puede ser: variable, un valor fijo (al que se le llama diferencial) y al que se le suma la cotización de un índice de referencia como el Euríbor en el caso de España.  Fijo, un valor constante en todo el periodo del préstamo. Mixto, una mezcla de los dos anteriores.

Novación: acción que autoriza modificar las cláusulas del préstamo hipotecario ya firmado a través de un contrato pactado con el banco.

Oferta vinculante: oferta en firme de la entidad y que tiene validez durante un período de tiempo determinado. 

Plazo: es la duración que concede la entidad para que se reembolse la hipoteca íntegramente, lo habitual es mediante el pago de cuotas mensuales. Al plazo también se le denomina período de amortización o de reembolso.

Productos vinculados: son los productos o funciones que el titular del préstamo tiene que emplear para mantener el interés de la hipoteca reducido. Los comunes en un préstamo hipotecario es la contratación del seguro de hogar y de vida y la domiciliación de la nomina y recibos de suministros básicos. Otros ejemplos, seria la contratación de tarjetas de crédito, planes de pensiones, etc.

Subrogación: acción que autoriza cambiar el préstamo a otra entidad para variar el plazo o el interés, subrogación de acreedor, o cambiar al titular por otro diferente, subrogación de deudor.

Tasación: es el proceso por el cual una entidad determina el valor de un bien. Al ser el inmueble la principal garantía de la hipoteca, su situación en el momento de la concesión influye en su valoración. Esto permite estimar el valor estable del inmueble, pudiendo ser diferente al precio de compra y por ello, condicionará el importe que la entidad estará dispuesta a conceder.

T.A.E.: siglas de la tasa anual equivalente, una magnitud estandarizada para reflejar el interés de la hipoteca y sus otros gastos. 

Recent Posts
LA LEY HIPOTECARIA EN PROYECTO DE REFORMAnueva-ley-hipotecaria
×